Snowboard para niños: Todo lo que necesitas saber

La nieve nos pone contentos, a todos. La felicidad es extrema, y la vivimos como disfrutamos con juegos o deportes al aire libre. Un poco de nuestra infancia vuelve a nosotros. Los niños son los que más disfrutan con este tipo de salidas y momentos de juego. La nieve les ofrece, y nos ofrece, también a los adultos, la posibilidad de mil posibilidades. Hacer muñecos de nieve, correr, lanzar bolas, deslizarse por el manto blanco y maravilloso que es la nieve…como cualquiera de los deportes al aire libre, la práctica del snowboard tiene múltiples beneficios para los niños, y te lo vamos a contar todo a continuación.

Snowboard para niños

Qué es el snowboard en niños

El snowboard para niños consiste en deslizarse por la nieve ayudado de una tabla con el mismo nombre. Los niños, poseen una capacidad innata para cualquier deporte que les interese, por eso, el snowboard no podría ser menos. No es necesario que el niño sepa esquiar para que empiece a practicar snowboard.

Probablemente si eres nuevo o nueva en esto del snowboard sentirás un poco de respeto o, por qué no? miedo a la hora de que tu hijo se deslice. No sientas miedo, los niños son más atrevidos que nosotros, y en los primeros momentos van a practicar en lugares con poco desnivel.

Cómo empezar Snowboard con niños

Nosotros te recomendamos que contratéis clases de snow para niños si no has tenido ningún contacto con este deporte antes. Si ya lo practicáis, igualmente lo más conveniente es contratar unas clases de alguien profesional que tenga la suficiente capacidad didáctica y paciencia que nos puede faltar a nosotros cuando se trata de dar clases a alguien tan cercano.

En la mayoría de los casos, los niños prestan más atención a los monitores que a sus propios padres.

En cualquier estación de ski descubrirás que ofertan packs para niños bastante económicos. Si tu nivel adquisitivo no es demasiado alto, puedes buscar las que tengan mayores ofertas. Te aseguramos que será la mejor inversión que harás.

Niño Snowboard Invierno
Niño practicando Snowboard

¿Es gofie o regular?

Esta es la manera en que tu hijo coloca los pies en la tabla. Si ya ha montado en monopatín o patinete habrás observado cómo lo hace. Y cómo suba al skate será la misma forma que lo haga en la tabla de snowboard. Si tú no has practicado, no tengas ningún apuro, porque será el monitor el que observe todo esto.

A qué edad empezar Snowboard en niños

El mejor momento para que los niños comiencen a practicar con tabla de snowboard será sobre los 7 años. Porque si es más pequeño va a necesitar más tiempo para aprender, ya que en una tabla los niños necesitan una mayor coordinación que con los esquis. Aún así, si tu hijo tiene mucho interés, no te lo pienses dos veces, porque cada vez los niños empiezan más pronto con las tablas.

Cómo vestir al niño para practicar snowboard

Es muy importante tener en cuenta que va a estar en contacto con la nieve, y que estará a muy baja temperatura. También es importante saber, que a veces lo mejor no son más capas de ropa, sino que la indumentaria utilizada sea la especial para este tipo de deporte de nieve al aire libre.

Por eso, te recomendamos que abrigues al niño con al menos, tres capas de ropa específicas para la nieve. Camiseta térmica, forro polar y chaqueta especial impermeable de nieve. En la parte inferior, pantalones impermeables de nieve, de lo contrario podrá calarse y tener frío.

El uso de casco es fundamental.

Gafas para nieve.

Guantes especiales de nieve.

Algo que se nos suele olvidar cuando vamos a pasar el día en la nieve es la crema de protección solar, pero no debe faltar nunca.

Tablas de snowboard para niños

Como ya te hemos comentado, la edad ideal para que los niños comiencen a practicar snowboard son los 7 años. Pero es cierto que cada vez los pequeños son más adelantados, y empiezan antes a sentirse atraídos por este deporte. Por eso, te vamos a contar qué tablas son las más indicadas por edades, y de qué manera puedes empezar a animar a tu hijo en la práctica de este deporte.

Si tenéis contacto con la nieve, de los 2 a los 5 años, la manera de que se sienta atraído es pasar el día disfrutando de la naturaleza. Corriendo, jugando, aprendiendo cómo se comporta la nieve bajo sus pies y en sus manos. Conociendo el entorno nevado.

Se trata de que se sienta al aire libre, como estaría en la playa, el campo o la montaña. Descubrirás que hay tablas muy pequeñitas para poder llevar al niño subido, y cogidas de una cuerda. Esa es la manera de que se familiarice con este deporte.

A partir de los 6 años, podrá empezar a tener su propia tabla con cuerda. Porque a partir de esta edad, el niño puede empezar a comprender los conceptos básicos de la práctica de este deporte. Caerse, como en la vida misma, es normal en la práctica del deporte. Y será él mismo el que aprenda a valorar la velocidad, caídas, y manera de practicar.

Por supuesto, no dejar sólo al niño en la práctica del snowboard, permanecer a su lado, corregirle y enseñarle. Es el momento de plantearse la posibilidad de que reciba clases.

Con 9 años los niños tienen una capacidad increíble de coordinación y aprendizaje, por lo que será el momento indicado para que conozca las reglas de este deporte. Lo mejor es que aumentes sus días de práctica en la montaña, para que se convierta en un gran rider.

Las tablas para los niños son especialmente diseñadas para ellos, y de menores dimensiones, y suelen ser de 1 metro de largo por 30 de ancho. Además, como soportan un peso menor, también son más ligeras, y los materiales utilizados en su fabricación también son diferentes.

Por ejemplo, las de adulto tienen los cantos de acero, pero las de los niños, se hace sin esto para evitar que se hagan daño, y además, puedes usarlas con botas menos rígidas que las de los adultos.

La mejor tabla de snowboard para niños es la Rocker, porque tiene los lados levantados por las fijaciones, y esto hace que puedan evitar más fácilmente las caídas. Y además, esta particularidad facilita los giros.

Técnicas de Snowboard para niños

Deslizarse por las montañas de lado, hacer surf en la nieve lleva su tiempo. Pero pasados los dos o tres primeros días, que es cuando cuesta hacerse con la tabla, sentirse cómodo con ella, lo demás es más llevadero. Practicar, practicar y más.

Lo mejor, es contratar un monitor profesional, porque puede resultar complicado el aprendizaje del niño, y llegar a posibles lesiones en caso de no aprender bien la técnica.

Beneficios del snowboard en la infancia

Como la práctica del cualquier deporte al aire libre, el snowboard cuenta con muchísimos beneficios para los más pequeños.

  • Desarrolla y mejora el sentido del equilibrio
  • Mejora la agilidad de quien lo practica
  • Aumenta la flexibilidad
  • Refuerza la musculatura del torso
  • Mejora la salud cardio vascular, y el estado físico general

¿Tienes alguna duda aún de si tu hijo debe practicar Snowboard?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *